Un nuevo mundo, una nueva etapa

Limite Vertical

Limite Vertical

En estos días, una frase que se escucha mucho es que “el mundo no va a ser el mismo después de esta pandemia” y por suerte, creo que el sentido que le suelen dar es en general muy positivo. Se supone que de esto saldremos todos juntos, por lo tanto el hombre logrará ser más solidario y comprensivo. Se supone que al estar comprando sólo lo necesario, el hombre tomará conciencia de todas las cosas que realmente no necesitaba y será capaz de valorar aquello que tiene, o incluso, aquello que perdió, que no supo cuidar o que subestimaba. Al mismo tiempo, la distancia social renueva los lazos afectivos, nos hace tomar conciencia de lo que realmente amamos y necesitamos a nuestra familia y amigos, incluso a nuestros compañeros de trabajo.

Se está gestando un nuevo orden de cosas, el mundo entero se está reconfigurando, se trata de un mundo que nos vuelve investigadores y expertos en tecnología ante la necesidad de comunicación, educación y evolución, un mundo que nos vuelve más creativos para encontrar nuevas facetas a nuestras actividades, para dar esa vuelta de rosca sin la cual muchas empresas y emprendedores se quedarían por fuera y sin trabajo. 

También, comienza una nueva etapa en la que el teletrabajo finalmente se está instalando, en que las empresas se darán cuenta, finalmente, que no era tan difícil y que el teletrabajo es “el trabajo del futuro”. Un mundo en el que las personas lograrán ser más productivas trabajando desde casa y organizando y optimizando sus propios tiempos, e incluso, pasando más tiempo de calidad con sus familias.

Nos llevamos con nosotros todas nuestras ediciones pasadas y comenzamos a especializarnos un poco más en Deco y Turismo, dos facetas de nuestra vida que no van a pasar de moda nunca. Porque los deseos de viajar a los lugares más recónditos, misteriosos y hermosos del planeta o volver a aquellos que logramos amar a primera vista, siempre van a estar. Porque nuestro hogar, hoy, más que nunca, se va a convertir en nuestro refugio, en nuestro espacio de trabajo, en el lugar de reunión de la familia y con amigos, en ese lugar de placer, pachorra y descanso, en ese espacio en el que necesitamos sentirnos cómodos y a gusto para hacer, a partir de ahora, absolutamente todo.