Turismo post-COVID-19

Ya se cumplen dos meses de la declaración del aislamiento preventivo y obligatorio en Argentina, a raíz de la pandemia que azota al mundo y que la misma OMS declaró como Emergencia de Salud Pública de Alcance Internacional. Si bien en gran parte del país la cuarentena entra en una fase de apertura gradual, la Capital y el Gran Buenos Aires va a seguir con medidas de aislamiento bastante rigurosas por un tiempo más. Después de este aislamiento, muchas de nuestras costumbres se recuperarán a corto y mediano plazo, pero se dice que algunas otras cambiarán para siempre en pos de adoptar hábitos más saludables en nuestra vida diaria.

Limite Vertical

Limite Vertical

Seguramente lo que hemos vivido dejará secuelas en nuestro comportamiento, los analistas coinciden en que la salida gradual de la cuarentena estará marcada por el distanciamiento social, la precaución extrema en términos de higiene, la limitación de eventos y congregaciones y las restricciones a los viajes. A nivel geopolítico, se estima que el escenario estará configurado por cierre de fronteras y nuevas normas de movilidad, que restringirán el turismo. Y, en este coSeguramente lo que hemos vivido dejará secuelas en nuestro comportamiento, los analistas coinciden en que la salida gradual de la cuarentena estará marcada por el distanciamiento social, la precaución extrema en términos de higiene, la limitación de eventos y congregaciones y las restricciones a los viajes. A nivel geopolítico, se estima que el escenario estará configurado por cierre de fronteras y nuevas normas de movilidad, que restringirán el turismo. Y, en este contexto, viajar tendrá una percepción de riesgo alta para los turistas: de no poder volver a su casa, de no tener seguridad de estar cubiertos en tierra extranjera en caso de un rebrote y de tener que hacer una cuarentena a su regreso.

Es evidente que los turistas volverán gradualmente a viajar, pero ahora serán más exigentes, no sólo con la higienización, sino también con la seguridad alimentaria. Las líneas aéreas tendrán que mejorar sus procedimientos de higienización para generar confianza entre los pasajeros y es probable que durante los primeros meses de reactivación veamos aviones con capacidad limitada, dejando libre un asiento entre pasajeros que no viajen juntos, asimismo, las aeronaves tendrán que estar más tiempo en tierra para poder ser desinfectadas en profundidad. Todas estas medidas van a tener un impacto directo en los costos que manejan las aerolíneas e, inevitablemente, eso se verá reflejado en los precios de los pasajes.

En cuanto a los hoteles, la planificación de reapertura implicará para algunos simplemente el ajuste y puesta a punto de ciertos procedimientos que ya se estaban utilizando, y en los casos más radicales, reestructuraciones completas. Para responder a un turista más exigente en términos de higiene y seguridad alimentaria, ya están surgiendo iniciativas como  el certificado “Hoteles COVID Free” o “free-virus” para dar seguridad a los viajeros.

Otras medidas que se han implantado con los nuevos protocolos de limpieza y desinfección, es el empleo en todas las áreas y las habitaciones de un limpiador de grado hospitalario llamado “Ecolab’s TB Desinfectant Cleaner”. También dentro las habitaciones, todos los artículos como el control de la TV, la cafetera y el teléfono se desinfectan y se colocan en bolsas selladas para cada nuevo huésped. Al mismo tiempo, se eliminan todos los elementos no esenciales de las habitaciones como: revistas, colchas, almohadas decorativas, etc, para garantizar un ambiente continuamente limpio y desinfectado.


También existe la posibilidad de la implementación de innovaciones como las cabinas sanitizantes, sobre las que aún se debate su efectividad. Algunos hoteles de alta gama ya estaban utilizando los robots “LightStrike Germ-Zapping”, se trata de equipos de amplio espectro que destruyen rápidamente virus, bacterias y hongos utilizando luz ultravioleta (UV) de xenón, la misma tecnología que la utilizada en hospitales y centros sanitarios.

En cuanto al servicio de Buffet de los hoteles y restaurantes, es posible que tenga que ser reestructurado o sustituido por el servicio tradicional de mesa, e incluso por una alternativa más viable: el room service. Si a las posibles limitaciones de capacidad de comensales en los comedores para evitar contagios, se suma la inseguridad de los propios clientes, probablemente muchos preferirán comer en su habitación. Los hoteleros deberán reforzar este servicio e incluso algunas cadenas ya estaban comenzando a probar con la incorporación de “robot butlers”, que pueden servir a los clientes una comida o cualquier otro objeto que necesiten.

La hipermovilidad humana fue uno de los factores que impulsó la propagación del virus. Por eso, no es llamativo que las respuestas a la pregunta acerca de cómo será el turismo post pandemia coinciden con las tendencias de turismo sustentable, que se pueden resumir en: preferencia de viajes con menor impacto ambiental, actividades orientadas a beneficiar a las comunidades locales y al cuidado de la conservación de los entornos naturales.

En este sentido, se espera una fuerte orientación hacia el turismo interno. Si se planifica y se gestiona con responsabilidad, por su capacidad de contribuir a la creación de empleo, promover una integración social inclusiva, proteger el patrimonio natural y cultural, y conservar la biodiversidad; el turismo será de gran relevancia para ayudar a la recuperación de las economías regionales. 

Asique, en este contexto y con las salvedades del caso, los principales destinos argentinos comienzan a definir sus estrategias para encontrarse en condiciones para cuando llegue el momento. Los más optimistas quieren creer que el 2020 no está perdido aún y entre sus estrategias a futuro ofrecen importantes descuentos para comprar hoy y viajar mañana. Por lo tanto, si no te importa planificar tus próximas vacaciones para “no sé bien cuándo”, estate atento para encontrar la oferta adecuada y tené presente que tu viaje soñado puede estar a una cuarentena de distancia…